sábado, 4 de octubre de 2014

Se va la segunda...







mi abuela cuidaba enfermos
cuenta
que si un hombre está por morir
deja caer la mano hasta el suelo
intenta clavar las uñas
y hasta el último segundo
hurga allí desesperado
después
cielo y tierra se funden a su palma
no se improvisa en vano dice
en ese borde

de Flores y velas, Trópico Sur  Editor, 2014

¡Gracias  Ana Claudia Díaz  por tus palabras de contratapa! 


1 comentario:

Cristina Martinelli dijo...

Maravilloso....no se improvisa en vano dice en ese borde....dice en ese borde. Profundo final